Somos fabricantes y buscamos diseñadores y marcas que sepan lo que hacen:

 

¿Tienes tus diseños propios?

Recuerda que de esos diseños necesitamos sacar patrones, medidas exactas, acabados, costuras, no nos vale un dibujo en una servilleta. Si tienes una gran idea, desarróllala correctamente y envíanos el máximo de información útil para facilitarnos el trabajo y reducir los inconvenientes.

¿Ya has fabricado tus prototipos o tienes muestras anteriores?

Para poder cotizar correctamente una pieza, necesitamos basarnos en una muestra física.

¿Qué capacidad de producción necesitas?

Somos artesanos. Ni fabricamos en cadena, ni esto es nuestro hobby. Nuestro pedido mínimo ronda las 50 unidades por modelo y color, aunque todo se puede estudiar. Realízanos tu propuesta y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

¿Necesitas muestras?

Podemos realizar el proceso de patronaje y creación de las primeras muestras por tí, aunque nuestro tiempo es muy valioso, y nos llegan muchas propuestas,  por lo que sólo podemos hacerlo en contadas ocasiones, siempre como excepción y sólo si tenemos la certeza de que irán respaldadas por un pedido.

¿De cuánto tiempo dispones?

El proceso de fabricación de un artículo de piel es largo y complejo, desde el patronaje y diseño, hasta el rematado y envasado, pasando por la elección de las pieles o los tiempos de secado hay cientos de procesos que realizar, y cada uno lleva su tiempo. Es muy importante que fijes un timing realista y preveas los posibles retrasos que puedan surgir, como los tiempos de servicio de los proveedores o los plazos de envío, sin olvidar que trabajamos artesanalmente un producto único, lo cual requiere de una dedicación y destreza a las que mejor no apresurar.

El arte de fabricar una pieza en piel requiere un gran conocimiento a la vez que un respeto inmenso al material con el que se está trabajando, cada artículo de piel es único e irrepetible, y sus propias imperfecciones naturales lo hacen auténtico.

 


 

Un Caso Práctico:

Vere Verto

Vere Verto fue uno de esos clientes que cuando llegaron, venían con las cosas claras, los diseños ya elaborados y una idea bastante desarrollada. 

Su objetivo era claro, conseguir unas piezas de lujo con acabados naturales, sin procesos ni materiales químicos y con la belleza natural de las propias imperfecciones únicas de cada piel. 

En pocos años, Vere Verto ha crecido como marca a nivel mundial y su proyección actual es fabulosa. 

Podéis ver todos los diseños de sus colecciones en la web: www.vereverto.com