Historia de la fábrica de artículos de piel:

Roferpiel está basado en un pilar fundamental, su creador y gerente, Roque Fernández, que lleva más de 40 años trabajando en la industria de la piel.

Desde su temprana niñez, cuando llegó a Ubrique con poco más de 10 años, su vida estuvo dedicada a la marroquinería y la fabricación de artículos de piel. Aprendió el oficio aún siendo bastante joven, y pasó por todas las fases de la cadena de producción, desde el corte de la piel al montaje de la pieza, desde el rematado hasta la costura, y hoy con la experiencia que sólo dan los años, se puede decir de él que es uno de los pocos artesanos que van quedando de la vieja escuela.

Con más de 10 años de experiencia como jefe de taller y producción en varias fábricas de artículos de piel en Ubrique, donde desarrolló las colecciones en piel de algunas de las firmas de moda más aclamadas a nivel internacional, decide dar el salto y junto a su mujer Teresa, fundan Roferpiel en 1993.

La fábrica abrió hace más de 20 años en un pequeño local del centro del pueblo, y tras diversas mudanzas debido al creciente volumen de producción, en 2010 inauguraron las nuevas instalaciones en el Polígono Industrial Cuestecilla de Castro, un edificio moderno, diseñado desde el primer ladrillo a la última bombilla para adaptarse a las necesidades específicas de la fabricación artesanal de artículos de piel.

De estas instalaciones han salido hacia todos los rincones del mundo algunas de las colecciones de bolsos, mochilas, maletines, maletas de viaje, carteras, monederos y fundas de algunas de las más conocidas marcas de moda de los últimos tiempos.

Roque Fernández y Roferpiel son parte de la historia viva de Ubrique. Un pintoresco pueblo que lleva fabricando artículos de piel más de 200 años.

Historia de la fabricación de artículos de piel en Ubrique